De madrugada

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Son las 3 y 10 de la mañana, todo mi cuerpo pide irme a dormir, pero yo no quiero. Detesto esa cama fría, como tumba, sin ti.



Las sabanas, tan transparentes, no son capaces de cubrir mi desnudez.
La colcha no calienta más este cuerpo marchito.
Mis sienes ya no descansan sobre las almohadas,
muertas en mil batallas por traerte de vuelta aunque sea en el recuerdo.



Sobre el colchón abundan miserias que ido levantando por la calle, tan indigno fui para que me las dieran en mis desgastadas manos así que arañe el sucio piso para recogerlas.
Hay unas cuantas monedas, libros sin sentido y libros que apagarían esta sed.
Andrajos que mal llamo ropa y una agenda nueva, cansada de esperar el momento en que pueda usarla para anotar una cita contigo.........



No quiero esa cama por ataúd…

quiero salir a buscarte al momento, vagar por las sombrías calles si es necesario.

Sea la oscura noche mi manto y la blanca Selene mi guía,
¡que los dioses todos me ayuden a encontrarte!



He mendigado caricias, como pan, alimento que no satisface mi hambre inmensa.
He suplicado besos, como agua, líquido que no sacia mi infinita sed.
Solo migajas y gotas, que por lástima me han aventado, llevo en este cuerpo.



Deambulo como sombra,

con ojeras que se han convertido en el adorno predilecto de mis ojos,

con un temblor que invade mis miembros

y una mirada que finge observar cosas concretas,

cuando te ve a ti en cada partícula de este nefasto universo.

1 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Carlos Delgadillo dijo...

Con cada escrito avanzas en expresividad y pulcritud técnica...

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores