Del cuerpo sin deseo

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,







No es necesidad, no es ansia, no es anhelo, no es deseo, no es volición, no es imperativo, no es ímpetu.

Es un torbellino caótico sin centro, un huracán sin ojo, un terremoto sin epicentro ni magnitud concreta. La noche que no amanece ni clarea, el llanto ahogado sin fin ni sentido pero que continúa lento y flagelante.

El paso incesante de las horas de ese reloj podrido que es mi vida ya no incomoda: no deseo apurarle ni deseo que se demore más, lo veo únicamente con fatal resignación.

Mis letras, otrora combatientes del feroz fuego de mi pecho que, cual cristalina, lo doblegaban hasta hacerlo flaquear por completo, hoy son espasmos de aire vil ante una llanura rocosa.

Viene un amanecer y otro más, y otro y otro... anochece, más obscuro, más noche y otras vez...

Los libros no animan mi sentir revolucionario ni detonan mi sentir anclando la idea con la sensación descrita.

Apolo no me atrae más...
...Dyónisos me aterra

Bailaba para exorcizar mis demonios, pero mis danzares y mis agitaciones con los brazos no fueron suficientes. Mi cuerpo se encuentra rendido, mientras sus lenguas recorren mi piel y un silbido pasa por mi oído y recorre, una y otra vez, mi mente: 


"Esta vida, tal como la vives ahora y como la has vivido, deberás vivirla una e innumerables veces más; y no habrá nada nuevo en ella, sino que habrán de volver a ti cada dolor y cada placer, cada pensamiento y cada gemido, todo lo que hay en la vida de inefablemente pequeño y de grande, todo en el mismo orden e idéntica sucesión, aun esa araña, y ese claro de luna entre los árboles, y ese instante y yo mismo.Al eterno reloj de arena de la existencia se le da vuelta una y otra vez y a ti con él, ¡grano de polvo del polvo!"*


*Nietzsche, en "La Gaya Ciencia".
Imagen de: http://labuhardilladepuck.blogspot.com/2010/08/hombros-bajos-cuerpo-encorvado-mirada.html

Lo buscado

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Los poetas mienten, dice Platón; habría que expusarlos, continúa...
¿Debo exiliarlos, con sus dyonisiacas voces, de mi mente?
¿No es acaso la realidad una mentira también?











"Uno vuelve siempre a los viejos sitios, donde amó la vida..."



Tal vez en busca de cariño, de ternura impregnada en las paredes de esos lugares, algún rastro del perfume que pueda olfatearse aún, de un sorbo de ese café que nos revitalizaba, de aquellas flores conservadas que alegraban nuestras miradas.

Tal vez en busca de esas tristezas que desgarraban, de aquellas lágrimas que sepultamos precozmente en kleenex , servilletas o lo que fuera, de los ecos de nuestras infelicidades contados a otros o al causante, de la música elaborada por la insatisfacción, de la sinfonía de sollozos que sólo son comprensibles para los corazones rotos, para los devotos de San Antonio que piden besos, como diría Sabina.

Tal vez en busca de esa energía tan peculiar que dan los sueños; de ese ejercicio mental de desplegar nuestra intencionalidad hacia un horizonte, visto desde allí, como abierto y esperanzador; tal vez de esa sonrisa de los amaneceres, cuando el despertar culmina una realización onírica; de esa esperanza que no pesa, sino que aligera nuestra existencia.

Tal vez en busca del tedio, de sumergirnos totalmente en él: de ser-en-el-tedio, olerlo, asfixiarnos, respirarlo, morjarnos con sus gotas amargas, dejarnos sepultar y cubrir por completo, de terminar transpirándolo; de esa relación con lo que ya no está y que alguna vez estuvo; por ese vínculo entre lo deseado, y que no se desea más, y lo que quisieremos tener para dejar de desear...





Imagen: http://es.groups.yahoo.com/group/ActividadesCulturalesenSantoDomingo/message/2794

Pureza uránica

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:




Los poetas mienten, dice Platón; habría que expusarlos, continúa...
¿Debo exiliarlos, con sus dyonisiacas voces, de mi mente?
¿No es acaso la realidad una mentira también?











Ante tus ojos y los míos no hay espacio que nos separe ni distancia que nos lacere. Y es que el ansia que precede a la espera nos inunda y hace temblar nuestros labios y vibrar nuestros cuerpos. El corazón de cada cual se dirige hacía el del otro queriendo sentir los latidos diferentes. Más la realidad, terrible parca, nos separa con un cruel abismo y tortuosa lejanía sin importar nuestro puro deseo. Y no hay vehemencia que sirva como espada para enfrentar al destino, ni escudo que nos proteja de sus feroces saetas. Si los dioses nunca pudieron vencer a la Moira, ¿qué nos espera a nosotros pobres y débiles mortales que nos hacemos acompañar sólo de nuestro deseo?: yo de amarte, tú de amarme. Dulce inocencia que se ve contestada con el feroz veneno de la existencia.





Imagen: http://i296.photobucket.com/albums/mm188/Yeye_90/Fantasia%20Wall/Pecados/EncadenadoPorPecados.jpg

Ansiedad y locura

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:
















Y esta ansia loca y necia de querer resarcir lo que roto está, de volver a sembrar margaritas en esa árida tierra semejante a un desierto, de tornar en felicidad hasta los momentos más infelices, de creer que todo era vino en esa tosca tinaja de agua, de creer que el motor era el cariño cuando la necesidad movía a su antojo todos los hilos habidos y por haber, de creer que todo podría ser igual como cuando no había abierto los ojos, de necesitar a lo que nunca fue necesario, de esos labios entregados pero huecos, de ese corazón rebozante pero con espíritu faltante... Esa ansia es la que inunda mi ser, Gólgota de mi vida, la que cala como flagelo en mi alma, como si tornara mi vida en una desgarradura constante...



Dirección de la imagen: http://www.ithacatimesartsblog.com/wp-content/uploads/2007/04/antigona-170-elenize-dezgeniski.jpg

No hay nada nuevo que inventar, no hay nada nuevo que buscar, no hay nada nuevo que sentir, no hay nada nuevo que anhelar, no hay nada nuevo que soñar, no hay nada nuevo que desear, eterno retorno de lo mismo...

Como nube que lleva el viento,
espero ser arrastrado por todo el cielo,
no veo amanecer ni ocaso,
solo un azul infinito de oquedad...

Amores perfectos/imperfectos

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: , ,










 





Escucha una cosa
que te voy a decir,

aunque te duela el alma
como me duele a mi.

Podría engañarte
si se me diera mentir
el caso es que
no puedo enamorarme de ti.

J. Sabina


De tu cuerpo emergen ráfagas de sentido para estos ojos ansiosos que te miran; mientras que tu alma adopta la posición de ser venerada por su belleza. Y es que son tus palabras las que hechizan mi entendimiento, y en una suerte de trance conducen a mis sentidos a exaltar, lo que de por si ya está exaltado. Son tu labios los que profieren la verdad tanto tiempo esperada para este ser errante. Y parece que la solución no es otra que borrar tu sonrisa con un beso que selle a la vez a nuestras almas, que fueron hechas para estar juntas en comunión amorosa. Y no puede resistir este corazón herido que tú, el poseedor de la cura de sus males, te niegues a sanarlo con la ambrosía de tu amor. 

No hay sentimiento filial que sirva de consuelo cuando lo que realmente se quiere es consumar la lejanía de dos existencias tendiendo un puente de cariño y caricias. 

Toda posibilidad se me escurre entre las manos cual preciado liquido en este desierto de mi vida, tú no lo entenderás. A lo más sonreirías viendome con un dejo de misericordia y alejando cualquier posibilidad con un discurso barato indigno de ambos. 

Es así que hay que fracasar antes de emprender cualquier intento, que no hay alivio que cure satisfactoriamente este mal de mi amor por ti. El silencio de la soledad empieza a resonar con las partituras de dolor en esta sinfonía de incompletud desde la que te observo callado. Después de todo, inocente soy, la naturaleza del alma es aspirar hacia lo divino pero mis alas no han alcanzado para acariciar, aunque sea, el horizonte de tu ser.


“¿Qué es el hombre, este semidios tan ensalzado? ¿No le faltan las fuerzas precisamente allí dónde más las necesita? Y cuando bate sus alas con alegría o se sumerge en el dolor, ¿no se siente detenido en ambos y es devuelto de nuevo a su obtusa y fría condición cuando más anhelaba perderse en la plenitud del infinito?”
Goethe en "Werther"




Imagen: Retrato de Lucian Freud en un sillón naranja de Francis Bacon.
http://www.foroderelojes.es/showthread.php/16432-Arte................./page13

NETO?

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: , ,

Neto, sólo nos queda ir a nuestros trabajos y luego quedarnos sentados, cruzados de brazos y ver como nuestro mundo se hace más y más pequeño? Sólo esperar no ser un daño colateral más? Sólo sentir como se nos apachurra el corazón cuando sabemos de otro granadazo, de otra balacera o de otro narcobloqueo más en nuestro México? Sólo cerrar bien las puertas de nuestras casas esperando que no lleguen los narcos, la Federal, el Ejército o la Marina? Neto?

Ángel extraviado

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

NOTA PREVIA (o para entender mejor este post): Hace algún tiempo publique una trilogía (sin proponérmelo) de escritos hermanados con la temática de la contemplación de lo sublime aquí en la tierra: humanos siendo ángeles, nada de metafísica, puro "flechazo" y harto sentimiento. Esos escritos son: "Desgarradura y Ángel", "Ángel Decadente" y "Ángel Promiscuo". Ahora surge éste, uno más. Por otro lado, había estado utilizando un lema: "Cuando escribir se vuelve una cuestión de vida o muerte", ahora cambia, al inicio del post se notará. Sin más...


 ~ ~ ~ ~ ~



-Escribe.
Me dijo aquella voz
Yo, confundido y con 
los ojos cerrados, respondí:
-¿Con qué?
Imperativa me respondió:
-Con sangre, ¿se puede
escribir de otra manera?







Con el rostro de la ternura me topé: lo perecedero y lo sublime, ambos disueltos en un cuerpo esbelto y de color de etérea nieve, con la mirada ávida de quien despierta a la vida. Cual alma que, tras su tortuoso encarcelamiento, se eleva presurosa a contemplar los sublimes ideales que emulan todas las cosas de este mundo.

Dicen que los ojos son el espejo del alma, mas yo digo: los ojos son el alma y, con ello, la persona entera. Ellos moldean el rostro según les parezca la disposición del interior de la persona.

Y recordar aquella luz que miraba ayer entre tanta oscuridad, es rendir culto a lo que nunca se tendrá. No a aquel cuerpo -torpe amor fugaz- sino a aquel rostro, a aquella mirada, a aquel ángel extraviado entre el vendaval de pasiones exacerbadas. Entre los que realmente son solo cuerpo y no mirada.

Traer al aquí y al ahora la fineza de las manos de quién sin saber, por el mismo hecho de esta extraviado, no encontraría a alguien digno de acariciar, sino solo lo grotesco y las masas informes tan poco capacitadas para aquellos dedos que sobre el tambor descargan todos los sonidos, como lo diría Rimbaud.

Duele también ver en la mente a aquel ángel extraviado en sus danzares exquisitos, sin la impudicia y el desbordamiento de la urgencia hecha cuerpo. Bastan unos movimientos de ese rostro con cuerpo, de esas alas etéreas con carne y hueso para volver a creer, con Platón, que la música y su discípula más avanzada, la danza, son algo divino.

¿Y qué verían esos ojos de celestial criatura en ese lugar donde el devenir se hace devenir, donde lo sagrado muta en profano y gobierna lo vacuo? -Nada, no veían nada- y en feroz dialéctica hegeliana, pienso que lo veían todo. Sí, todo, porque todo eso era lo que no es este ángel extraviado. los demás cuerpos con rostro y ojos hechos para no ver, viven en penumbra sin saberlo. Y aquellos de pupilas vivas las hierven en alcohol y hierbas para poder tolerar la inmundicia en la que se ven reflejados. Pero tú, tierna criatura, con tu mirada, tal como lo dice Nietzsche, haces bellas todas las cosas. ¿Y no habrás de tocar a este cuerpo torvo y decadente para transformarlo en algo más digno? ¿No se clavarán tus ojos, en los míos ansiosos y secaran las lágrimas añejas del pasado y las heladas que continúan brotando cual manantial en este momento?


El presente apenas y nos dura, pero las imágenes perduran para bien o para mal para consuelo o martirio.


Ángel extraviado no partas aún, ¿no ves que al agitar  tus alas, mil plumas clavarás en mi espíritu formando tu imagen perfecta que siempre herirán al corazón al recordarles que después de ti, ya todo es despojo, necio afán y triste miseria?



Imagen: http://www.flodeo.com/favius

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores