Vivir

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:


Quiero dejar de buscar el sentido allá afuera. Frenar el anhelo del afecto que carcome los huesos mismos. No creer que dios ha muerto, hasta asesinarlo con mis propias manos y verter su sangre para hacer florecer los verdes campos de la vida. Negar de manera tan radical y absoluta otra existencia que no sea ésta. Afirmar, con la ternura del infante, una nueva forma de ser. Visualizar tan clara y distintamente lo que quiero, que no pueda sino actuar para conseguirlo. Menester es dejar la negación de lado, tal y como lo hice alguna vez con el deber…Sea la luz y mi ansia por vivir, la brújula que guíe mi camino, un camino de esfuerzo y voluntad, de gozo y tristeza, de razón y pasión...de ser.



Fin de año

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

He pensado en como cerrar este año, tan cargado de tantas cosas: tristezas, alegrias, depresiones, júbilo, huecos, presencias, etc. Vagabundé en los blogs en busca de ideas pero la verdad no encontré ninguna que me agradara tanto como para inovarla. Y como considero injusto que todo lector se lleve un recuento de todas mis acciones y un balance (que inevitablemente, por mi pesimismo congénito) llegaría a ser negativo, opté por citar dos de los dos grandes músicos (léase: filósofos) mexicanos: mi paisano José Alfredo Jiménes y Marco Antonio Solis....Vengan aplausos, jitomatazos, escupitajos y que se arranque el mariachi!

Amarga Navidad
José Alfredo Jiménez
Acaba de una vez de un solo golpe
Por qué quieres matarme poco a poco?
Si va a llegar el día que me abandones
Prefiero corazón que sea esta noche.
Diciembre me gustó pa' que te vayas
Que sea tu cruel adiós mi navidad
No quiero comenzar el año nuevo
Con éste mísmo amor que me hace tanto mal.
Y ya después que pasen muchas cosas
Que estés arrepentida, que tengas mucho miedo.
Vas a saber que aquello que dejaste
Fue lo que más quisiste pero ya ho hay remedio.
Diciembre me gustó pa' que te vayas
Que sea tu cruel adiós mi navidad
No quiero comenzar el año nuevo
Con éste mísmo amor que me hace tanto mal.
----
Navidad sin ti
Marcon Antonio Solís
Otro año ya se ha ído
cuantas cosas han pasado
algo hemos aprendido
y algo hemos olvidado,
pero dentro aquí en mi alma nada,
nada a cambiado siempre te tengo conmigo,
sigo tan enamorado,
las lucecitas de mi árbol
parece que hablan de ti,
y entre piñatas y sonrisas
siento que no estes aquí
en el espejo veo mi rostro
va acabandose mi piel
y en la agonía de este año
siento que muero con el.
Llega navidad y yo
sin tí en esta soledad,
recuerdo el día que te perdí,
no se en dónde estés
pero en verdad
por tu felicidad
hoy brindo en esta navidad.
[Siempre me pasa lo mismo cuando llegan estos días ahora tengo aquí el regalo que tanto me pedias, luego veo aquella foto en la que estoy junto a ti tomandóla contra mi pecho digo otra, otra navidad sin ti]
Las lucecitas de mi árbol
parece que hablan de ti,
y entre piñatas y sonrisas
siento que no estes aquí
en el espejo veo mi rostro
va acabandose mi piel
y en la agonía de este año
siento que muero con el.
Llega navidad y yo
sin tí en esta soledad,
recuerdo el día que te perdí,
no se en dónde estés
pero en verdad
por tu felicidad
hoy brindo en esta navidad.
Feliz navidad...

Anhelo de tí...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:


Dueles todavía, ¡oh tantos anhelos no consumados! ¡oh tanto tiempo transcurrido! La herida no se ha cerrado, al ver tu pelo perfectamente recogido, tu cuerpo esbelto y estético como siempre, tu firmeza, tu rostro lleno de esa inocencia que pervierte. Derivan como conclusión que no pueda mentirme más, que sienta un ansia infinita de ser-contigo, de concretizar los trazos que mi mente dibujo sobre lo que la realidad debía devenir para ambos. ¡Dulce efebo! ¡Feroz cazador! A tus pies me tuviste en aquel entonces y el absurdo, como todo en este mundo, es que aún me tengas aquí postrado esperando el momento de tu epifanía. Tu sola presencia destroza la estatua que había construido de mí mismo, detonas como dinamita todas las bases de la nueva existencia dejándola en pobres ruinas. ¡Corazón infame! Apuñalas a tu dueño por la espalda mientras éste, débil y enfermizo, se tambaleaba agonizante por la vida. ¡Razón sumisa! ¡No ofreces argumentos que, como escudos, resistan el embate de la feroz lanza de sus ojos! Sufres voluntad, maldice a dios y a toda su creación, aunque ya se encuentre maldita. Mientras tanto, la miel del dolor corroe esta alma lacerante. La desgarradura cubre todo lo que soy. En un miserable derrotado me transformo y en un fugaz instante imagino todo lo que pudimos lograr juntos, grito tu nombre y me lanzo a la nada del sinsentido.

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores