AL PUEBLO DE MÉXICO

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Al pueblo de México:

Soy ciudadano mexicano y como tal, me quejo y me quejo mucho, ahora que puedo hacerlo. Quiero decirlo abiertamente a todos los que dicen que ya no hay nada que hacar, a aquellos que no hizo falta la fuerza bruta para derrotarlos porque ya se derrotaron a sí mismos (fruto del sistema de dominio): Si no se quejan ahora, no lo hagan nunca más, si no hablan ahora no lo hagan nunca más... Cuando no tengan dinero para comer, cuando tengan que pepenar entre la basura unas migajas para sus hijos, cuando el transporte sea un lujo, cuando la educación sea para la clase empresarial/política, cuando la salud sea para aquellos que pueden pagar un seguro, cuando los impuestos suban en enero y tengamos que trabajar como esclavos. ES MOMENTO de sumarmos, de unirmos como humanos y como mexicanos que somos, de exigir que no nos roben lo poco que nos queda de dignidad, una vida que no es digna no vale la pena ser vivida, vivir por vivir solo sirve a los que ostentan los poderes productivos. ¿Cómo hemos de unirnos? ¿Acaso en nuestro trabajo? ¿En nuestra computadora? ¿En el antro? ¿Leyendo? NO, sino en el ejercicio diario y cotidiano de vivir hombro a hombro esta miseria de circunstancia que nos legan como herencia (acaso deuda) una bola de ambiciosos. En la información compartida y objetiva que JAMÁS nos darán el duopolio televisivo. En las marchas y plantones que sean necesarios. SI NO GRITAMOS ENARDECIDAMENTE, no nos escucharan, aún nos queda esta libertad: la de expresión y manifestación, enturbiada y pisoteada por las reformas anticonstitucionales del presidente que llegó de la misma manera a su puesto, es decir: espuriamente. Con este pisoteo a nuestra dignidad y autonomía, ¿qué habremos de festejar el año que viene? ¿Este impuesto que no es otra cosa que un escupitajo o una mentada de madre? Solo merecemos celebrarnos como los héroes que nos dieron patria, con la lucha, luchando a nuestra manera. Si no nos unimos ahora, solo el hambre y la miseria generalizada podrán hacerlo...¿debemos esperar eso? ¿No podremos más bien anticipar? Venga...Por un México unido...

De leones y tristezas

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,





Los años pasan y uno también se cansa de este caminar constante, de tantas batallas por el castillo de los ideales, que hoy mas parecen un mito, que una realidad. Porque hasta el mejor guerrero se cansa de tanta lucha sino, hay una mano que, con suave tacto, le acaricie el alma. Toda lucha, para ser vivida, ha de cumplir con dos requisitos: la compañía y un para qué: no podemos cargar toneladas de lo desconocido en la soledad y aridez de un desierto, porque cuando junto a un compañero lanzamos nuestra flecha al mismo anhelo, el aire nos las para. Que tantos valores e ideales he dejado de lado, cuantos lechos calientes y de sábanas de seda he abandonado, cuantos manjares en celebraciones con copas llenas de agua cariñosa y tierna he rechazado para transformarme en el león que soy en este instante. Y quisiera rugir ahora como nunca que todo, lo cercano y lo lejano, se estremezca al escuchar mi feroz alarido, pero entre la fiera estepa, con el cielo desnudo y la melancólica luz de la luna necesito algo mas que el tosco roce de los pastizales, porque esta alma de león también necesita amor. ¿Cómo he de mutar en niño si no he de ver primero el cariño y la ternura en los ojos de uno? ¿Cómo he de decir santamente sí, sino me lo han susurrado al oído antes? Alma mía, tan lejos y tan cerca nos encontramos de ser estrella : falta bailar, iluminar, pero sobretodo amar y ser amado...



Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores