Pus y sangre

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,






Siento que las esperanzas se escapan de mi corazón igual que los males de la caja de Pandora, pero aquí no ha quedado nada mas que el vacío, provocador del fiero tedio. La náusea y el asco hacia esta vil existencia vuelven a apoderarse de mi, tanto camino y aún sigo entre el fango de la ciénaga de lo absurdo. No escucho el soplido del caracol del sentido, todo se encuentra injerto en el mas horroroso de los silencios. Y las espinas y punzantes piedras que hieren mis pies descalzos, empapados se encuentran de sangre. Y heme aquí arrodillado sobre la inmundicia hacia la luna nueva, clamando con los ojos deshechos en lágrimas, las mejillas arañadas y con unos andrajos que llamo vestiduras. La maldición cayó sobre mi, y ¡ay! ¿Cuánto tiempo más ha de durar? ¿Obtendrá este torpe Sísifo perdón de los dioses y dejará la condena de su roca? Y los sollozos ni siquiera retumban ya en los árboles huecos, ya no se conmueve la maleza, pero el corazón sufre, si que se sufre. La larga agonía se sigue perpetuando. ¡Cruel tormento! Tu inicio ya no recuerdo. ¿Y tú final? ¡Ay! ¡Tan lejos se ve! Me arrancaría los ojos como Edipo si con esto algún númen generoso me llevara a una dulce morada. ¡Que va! Viviría mil veces el purgatorio o el infierno con todos sus círculos dantescos. Porque allí se está seguro: hay una razón por la cual se está ahí. Y aquí solo hay la duda desgarradora, la angustia que lacera a cada paso que doy con la sangre escurriendo de mis talones. ¡Quiero el calor abrazador del desierto! Y no la frialdad que cala hasta los huesos en este destino. Las llagas revientan y su líquido pulula por toda mi piel, el dolor viene en oleadas a mi cuerpo y alma. Lastimosa vida: ¿cómo he de nombrarte para que tu elíxir no me sepa a salitre? El torbellino de la amargura se vislumbra en el horizonte ¿qué refugio podrá guardarme? La mujer de Lot sabía que si volteaba atrás, a las ruinas y a la destrucción, se convertiría en estatua de sal, pero yo ¿a dónde no he de voltear para no convertirme en sal si de todo no queda roca sobre roca? ¿Qué blasfemia he vociferado a cielo abierto para encontrarme aquí?


_-_-_-_



Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, es mi herencia la oquedad del corazón. Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿quién puede entonar mas triste canción? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿a qué dios encomendaré mi corazón? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿vendrá un mesías a ser mi salvación? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿de qué me ha servido mi razón? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, es el ocaso y suicidio de mi corazón.








Imágenes:
http://s3.amazonaws.com/lcp/lacienagaoscura/myfiles/alonegoth.jpg
http://www.espacioblog.com/myfiles/lacienagaoscura/piel-sangre.jpg

Sueño que sueño

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:





Sueño que sueño

algo insoñable,

que tú con tu mirada

terminas con lo insoportable,

cual única hada

que con encanto poderoso,

destruye mis anocheceres

terminando con todo lo fatigoso,

abriendo nuevos amaneceres.

Y cuenta que cuenta lo incontable

de aquel niño con piel de nieve,

y de ternura inenarrable

que destierra lo más leve.

Aquellos labios rosas

que rozaron mi ser,

deslizándose cual hojas

del más sagrado hacer.



Imagen: http://www.republicajoven.org.ve/foticos/angel_caido_640px.jpg

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores