Fausto y Diciembre

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,





A Fausto lo salvaron las campanadas de la resurección, en Pascua, con dulces cantos angélicos de la furia atroz de la acción que pretendía contra si. A mi, en este diciembre, ¿habrá acaso de salvarme las campanadas de la Natividad, acompañadas de la ternura de los llantos del recién nacido? Sino, ¿qué o quién podrá detenerme en esta caída, donde hace tiempo pase el Tártaro? Ya no queda piedra sobre piedra, ya este cuerpo sin flores ni frutos, tristemente marchito se encuentra. ¿Habrá primavera? La desesperanza ha teñido mis cabellos tornándolos en canas que obstruyen mi mirada triste y consumida. ¿Qué sabe expresar mi voz mas que funestos lamentos de este destino cruel que me tiene al borde de la locura? En otros tiempos, mi garganta se inflamaba con los fieros alaridos de dolor, con los rugidos del leon. Ya los himnos de amor no quedan entonados con mi triste voz, la alegría es tema prohibido. Como los campos se cubren por completo por capas de pura y densa nieve, así mi alma se ha cubierto por el oscuro y grueso manto de la tristeza y la angustia en unívoca aparición. Y dime cruel hado: ¿Por qué aún continuo en este mundo si mi jardín ya no enverdece? ¿Qué tiene esta tortuosa existencia que me encadena a ella, aunque mi alma flota ligera por no sentir cercanía a nada? ¡Ay de mi! Tortuosa ironía es la gota de luz de esperanza que queda en mi, la que me mantiene en este mundo de levedad e ignominia. Ironía porque tanto deseo asesinarla, y es ella la que me conserva. ¡Oh pequeña luz! ¿Cuándo habrás de alumbrar mi mundo, o cuando te habrás de apagar? Eterno adviento se torna mi vida, ciclos sin fin, muerto en vida: " y el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz" yo aun no la veo...

Líneas torpes

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,

Otro día nublado que no me hace ya feliz como antes, esta cruel realidad que se convierte en el reflejo tortuoso de mi caótica psique. Balances negativos que avisoran una crisis sin cuartel ni precedente. Acciones que se añoran, pero falta de voluntad y de fuerza. El descenso al Hades me ha conducido al Tártaro, siendo que no pretendía llegar mas allá de la Estigia. Líneas torpes que se suceden una a otra sin ninguna conexión ni fundamento, sentimientos dolorosos independientes uno del otro que laceran mi alma... Y luego...pretensión de normalidad, aspiración a la frivolidad: Que este corazón que ha sufrido tanto se endurezca como el diamante, se convierta en impenetrable fortaleza ante los embates de los otros. Ya sin amor, lo demás es mero protocolo, rutina estúpida y futil que nos espera cada mañana tras el cafe que hace posible que nos levantemos cual autómatas. Ya sin ilusiones, no hay diferencia entre un trabajo y otro, entre tomar aguardiente o tomar cognac, entre tener vagabundos o licenciados por amigos. Los sueños abandonados deben ser dejados en el bote de la basura, solamente nos sirven de corona de espinas: que el pecado de soñar sea expiado y no volvamos a caer en él. Decadencia, no crisis, no momento de elección, no tocar fondo, sino un eterno-ir-descendiendo, un continuar-cayendo-sin-fin, ¿qué mas puedo perder? ¿a dónde puedo llegar? Llueve...que las gotas de lluvia mojen mi ser...

Abdicar

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,

Que debo de abdicar mi voluntad dicen…

Que esta pasión la debo disgregar dicen…

Que esta razón debe dejar de analizar dicen…

Que debo dejar el cayado y el manto de viajero dicen…

Que estos ojos, captadores de belleza, me los debo de arrancar dicen…

Que de un tajo debo cortar las alas de mi imaginación dicen…

Que los pies que tanto han andado deben vencerse dicen…

Que la frágil y última de mis esperanzas ha de fenecer dicen…

Que mejor es estar muerto en vida dicen…



Y yo afirmo sentado y echando puñados de tierra sobre este hueco en el suelo que a partir de ahora será mi hogar…





AL PUEBLO DE MÉXICO

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Al pueblo de México:

Soy ciudadano mexicano y como tal, me quejo y me quejo mucho, ahora que puedo hacerlo. Quiero decirlo abiertamente a todos los que dicen que ya no hay nada que hacar, a aquellos que no hizo falta la fuerza bruta para derrotarlos porque ya se derrotaron a sí mismos (fruto del sistema de dominio): Si no se quejan ahora, no lo hagan nunca más, si no hablan ahora no lo hagan nunca más... Cuando no tengan dinero para comer, cuando tengan que pepenar entre la basura unas migajas para sus hijos, cuando el transporte sea un lujo, cuando la educación sea para la clase empresarial/política, cuando la salud sea para aquellos que pueden pagar un seguro, cuando los impuestos suban en enero y tengamos que trabajar como esclavos. ES MOMENTO de sumarmos, de unirmos como humanos y como mexicanos que somos, de exigir que no nos roben lo poco que nos queda de dignidad, una vida que no es digna no vale la pena ser vivida, vivir por vivir solo sirve a los que ostentan los poderes productivos. ¿Cómo hemos de unirnos? ¿Acaso en nuestro trabajo? ¿En nuestra computadora? ¿En el antro? ¿Leyendo? NO, sino en el ejercicio diario y cotidiano de vivir hombro a hombro esta miseria de circunstancia que nos legan como herencia (acaso deuda) una bola de ambiciosos. En la información compartida y objetiva que JAMÁS nos darán el duopolio televisivo. En las marchas y plantones que sean necesarios. SI NO GRITAMOS ENARDECIDAMENTE, no nos escucharan, aún nos queda esta libertad: la de expresión y manifestación, enturbiada y pisoteada por las reformas anticonstitucionales del presidente que llegó de la misma manera a su puesto, es decir: espuriamente. Con este pisoteo a nuestra dignidad y autonomía, ¿qué habremos de festejar el año que viene? ¿Este impuesto que no es otra cosa que un escupitajo o una mentada de madre? Solo merecemos celebrarnos como los héroes que nos dieron patria, con la lucha, luchando a nuestra manera. Si no nos unimos ahora, solo el hambre y la miseria generalizada podrán hacerlo...¿debemos esperar eso? ¿No podremos más bien anticipar? Venga...Por un México unido...

De leones y tristezas

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,





Los años pasan y uno también se cansa de este caminar constante, de tantas batallas por el castillo de los ideales, que hoy mas parecen un mito, que una realidad. Porque hasta el mejor guerrero se cansa de tanta lucha sino, hay una mano que, con suave tacto, le acaricie el alma. Toda lucha, para ser vivida, ha de cumplir con dos requisitos: la compañía y un para qué: no podemos cargar toneladas de lo desconocido en la soledad y aridez de un desierto, porque cuando junto a un compañero lanzamos nuestra flecha al mismo anhelo, el aire nos las para. Que tantos valores e ideales he dejado de lado, cuantos lechos calientes y de sábanas de seda he abandonado, cuantos manjares en celebraciones con copas llenas de agua cariñosa y tierna he rechazado para transformarme en el león que soy en este instante. Y quisiera rugir ahora como nunca que todo, lo cercano y lo lejano, se estremezca al escuchar mi feroz alarido, pero entre la fiera estepa, con el cielo desnudo y la melancólica luz de la luna necesito algo mas que el tosco roce de los pastizales, porque esta alma de león también necesita amor. ¿Cómo he de mutar en niño si no he de ver primero el cariño y la ternura en los ojos de uno? ¿Cómo he de decir santamente sí, sino me lo han susurrado al oído antes? Alma mía, tan lejos y tan cerca nos encontramos de ser estrella : falta bailar, iluminar, pero sobretodo amar y ser amado...



Ángel decadente

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:







En las formas de tu cuerpo, ángel de alas oscuras, vi la decadencia de este siglo apenas nacido. En tu rítmico bailar, el caos sin freno que impregna la cruel cotidianidad; y en tus ojos, ¡ay de mi!, el sin sentido, eje del mundo que gira vehementemente, y sin cesar. Tu místico trance revela la muerte de los dioses y el dolor convertido superfluamente en celebración. Y tu piel, sin mancha alguna, como la pureza del recien nacido antes de las gotas del bautismo; un cuerpo sin vello como las potencias aún no desarrolladas por el hombre. Dime, hijo de esta era, y por eso hermano mío de sangre, ¿a dónde habremos de ir si hemos cerrado todas las puertas de escape? ¿Qué cántico habremos de entonar si nuestra voz no conoce la melodía de la música? ¿Cómo sentir si el corazón en añicos se encuentra? ¿Dónde, fiel pitio de la noche, habremos de encontrar el óraculo que nos dé esperanza? ¿A qué dios habremos de sacrificar nuestra sangre, si el último fue degollado sobre este mismo altar? ¡Responde! ¿No vez que la espada acerco a mi corazón? Callas... Y después de unos cuantos pasos y giros desenvueltos de tus manos, me beses y caes dormido impasiblemente, la sombra de la historia cae sobre tus párpados: ¿no debería yo dormir para siempre? Algo me ata, como lo hace tu mano pequeña que se aferra a la mía...

Vuelvo, mirando la vida pasar...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: , , ,

Vuelvo mirando la vida pasar o comentario o adendum a fangoria...













"Mi indiferencia natural, curtida en mil batallas contra la pereza, borra del mapa todo amor, porque en mi vida todo acaba como empieza."
¿Puedo no ser indiferente? ¡Jamás! Es la indiferencia la que desde hoy, con mi sonrisa cínica, con un corazón que sangra por dentro, será mi bandera ante toda situación. ¿Para que alegrarse en el inicio de los trabajos si al final terminaran con dolor, sino no terminarían? ¿Para que festejar lo que podría llegar, si aunque llegase así habría de terminar? Quiero probar este cinismo, quiero escupir a la vida en la cara, y que esta actitud grosera e indiferente sea mi constante, sea mi nueva identidad y mi nuevo rostro.


"Y el plan trasvesti y radical, le doy la espalda a cualquier muestra de tristeza, melancolía o decepción, felicidad o tentación, todo podría ir a peor."
Me maquillo, tomo el rubor, el delineador, el labial, el esmalte, me trasformo soy otro. Aviento mis ideas al abismo, ahogo a mi psique en océanos de vino, mientras mi cuerpo se retuerce convulsionando en el piso. Me levanto, no hay dolor, melancolía tampoco ¿de qué podría haberlo si he borrado mi pasado?, ¿Decepción? No, el mundo es decepción en si, por lo que no podría decepcionarme más. Ya soy otro, ya visto, pienso y soy diferente, no importa las heridas y cicatrices, jamás he de mostrar el dolor, solo un gesto cínico y de indiferencia...


"Mientras tanto miro la vida pasar, y no sabes cuanto cuesta aceptar, que no volverás. Por el momento miro la vida pasar,si me miras cuento, alguien te vuelve a nombrar."
No más ingerencias, que gire el mundo en su eje de estupidez, que las blasfemias sean la música que salga de los arrabales hacia el mundo cotidiano, sean los justos los decapitados, yo no diré palabra, solo veré la vida pasar, ya todo es normal. Y en este espiral de fría contemplación el hecho de escuchar tu nombre, impacta como meteoro, en la tierra de mi alma. ¿Hasta que punto eres causante de esto? ¿Qué planta sembraste en mí, que germinó en el desencanto? Destruido y anegado...miro la vida pasar.

"Pasado el tiempo sigo igual, aveces pienso que he perdido la cabeza, y algunos días sin razón, a mi me late el corazón, en esta cárcel de rencor."
¿El mundo fluye? No, es quietud, los cambios son aparentes. Mi locura dyonisiaca volcada hacia locura desesperanzada sigue allí, alimentándome y permitiéndome levantarme en el día a día. Por que el mundo todo, es una cárcel, donde la rutina es nuestra cadena y los sentimientos nuestros fatigosos tormentos. No solo se pierde la cabeza, se pierde el corazón, se pierde el sentido, se pierde uno en el infinito torbellino de dolor, que es la vida y quedan despojos disfrazados y maquillados, de lo que otrora era un monumento y una afirmación constante de la vida.

"Siempre he sido fuerte, aunque aveces he dudado, si la suerte, no se ha reído de mi."
Sí, siempre lo he sido, sino no estaría aquí después de tanto trasnochar y de destrucción, de noches de vagabundeo en el fango social y de observar la destrucción de mis ideales en una sociedad igual o más caótica que yo.Si, soy fuerte, a mi manera pero lo soy, vivo en un eterno-estarse-derrumbando, un constante estar-al-borde-del-abismo. Pero, ¿para eso vine a esta tierra? ¿Para observar la felicidad de los otros y yo vivir a un paso del precipicio? Esa la burla, si el hado me da este destino
yo también me puedo reír, también puedo hacer resonar carcajadas y hacerme acompañar por el eco.

Venga que el mundo sigue girando sin saber por qué; sí, la gente se levante y vive por vivir, en una atroz costumbre de respirar sin sentir y sin pensar; que en el ser que debiera afirmarse a sí mismo, solo hay lucha y contradicción pero sin conciliación que supere la situación; los cánticos se suceden unos a otros, se ríe llorando y llorando se ríe, que este caos lo llamamos vida, y lo elegimos, seguimos aquí, por costumbre o no. Pero cuando se lanza la pregunta ¿para qué? Ya no hay vuelta atrás, o se responde o se pierde...:

"Mientras tanto miro la vida pasar, y no sabes cuanto cuesta aceptar, que no volverás. Por el momento miro la vida pasar,si me miras cuento, alguien te vuelve a nombrar."


_-_-_-_-_



Epílogo

Hoy vuelvo a este rincón de mi alma a sembrar más de mis flores del mal, abonándolas con la miseria humana con la cual me encuentro preso. Hace tiempo, cantaba con Lila: "ya no quiero cantar mis penas solo quiero sembrar azucenas..." pero me veo de nuevo en esta temporada en el infierno sin ninguna salida posible, ni aparente. Entre el coraje y la rabia ante la hostilidad del mundo, he escogido, mejor, el cinismo y el eterno desprecio a este mundo informe lleno de desventura.Una negación constante de las oportunidades que da este mundo. No se ven llegar esas iluminaciones, la oscuridad ha tendido su manto en todo mi horizonte, y escribo estas líneas mientras el vino se deseca en la copa, y aquel espejo hecho añicos, como imán, atrae a mis venas. Vuelvo pues, para impregnar con sangre, llanto, desesperación, este pedazo del mundo cibernético, donde patetismo y realismo se mezclarán, desesperanza y caos se hermanarán, y el escritor sus lágrimas derramara...


Canción: Miro la vida pasar
Artista: Fangoria
Imagen: Autorretrato
Artista: Francis Bacon

En torno a la marcha...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,



Es difícil abordar un fenómeno tan complejo como las marchas del orgullo gay o de la comunidad lésbico-gay-bisexual-trasgénero, o el orden que sea; pues exige un análisis agudo de los distintos factores que cofluyen en un movimiento de dicho tipo. El presente escrito encuentra relación con otro publicado hace año y medio en este blog (checar: http://bernardorimbaud.blogspot.com/2007/10/sbado-por-la-noche.html) y pretendo explicar mi postura que, adelantado, es de rechazo hacia dicha manifestación. Holga decir que las siguientes líneas no forman parte de un estudio sustantivo, sino de reflexiones basadas en la circunstancia en la que yo y muchos más, nos encontramos inmersos.


La marcha busca, desde mi perspectiva, dos cosas que se funden una sola: la primera, es un grito sórdido que espera ser escuchado por la sociedad y la autoridad, un "aquí estamos, somos nosotros, los diferentes". La segunda, es una pretensión de igualdad y normalización: "nosotros, los diferentes, somos iguales ustedes, por lo tanto exigimos sus mismos derechos para nosotros".

Hasta aquí vamos bien pues ¿no debe exigir todo ciudadano, más aún, todo ser humano, reconocimiento e igualdad de derechos que lo lleve a una aceptación y unión con la sociedad? Mas aún: si se está afirmando una identidad que se dice diferente y aquí, comienzan las complicaciones.

¿Realmente la marcha lésbico-gay, etc., afirma la diferencia? ¿O acaso no es solo la negación de un parámetro de normalización, que en este caso es una preferencia sexual? Ejemplifico. Una afirmación: esto es azul, y lo defino y lo caracterizo, de suerte que puedo identificar al azul donde lo encuentre. Una negación: esto no es azul, pero no afirmo ni defino el color de esto, de suerte que nada podré identificar, excepto que no es el azul a lo que me refiero.

¿No pasa lo mismo con la marcha? Ese tan afamado orgullo gay ¿no es un orgullo con un sustento ontológico-axiológico falso?: "Yo no soy como ustedes" pero deja la puerta abierta: ¿Quién eres entonces? El defensor se esforzará a responder: que es queer, gay, lesviana, trasgénero, etc. Pero estas definiciones, ¿no tienen más que ver con "no respondo al parámetro normalizadorindividuo y no el constitutivo básico de su existencia?

Si tomáramos el primer camino, la "homosexualidad" por ejemplo, como rasgo más, se vuelve complicado; pues la auténtica diferencia se ve coartada de tajo, pues ¿cómo yo podría predicar que soy enteramente diferente solo por el hecho de no seguir una norma sexual? Si aventuramos a decir que dicha situación nos lleva a una diferencia casi ontológica, llegamos al segundo camino.
¿Qué tipo de identidad puede crearse basándose únicamente en la diferencia de una satisfacción sexual? ¿Realmente vale la pena un individuo que tenga como centro y motor de su vida una preferencia sexual y edifique su existencia sobre arena? Pero ¿qué otros centros hay? Sencillo: amor, justicia, forman parte del menú cotidiano como en cualquier otro lugar. Y volvemos a la cuestión, más que una afirmación es una negación: "Niego la discriminación que vivo afuera y meigualdad, placer, realización, libertad, etc. Donde cofluyen creatividad, sexualidad, intelecto todo lo que es humano y no solo una burda diferencia respecto de la elección del satisfasor de un deseo sexual (que puede o no transformarse en amor).

De entrada, he problematizado el punto central: ¿qué afirma la marcha? Definitivamente: la diferencia NO. Hablamos desde un punto de vista ideológico y de identidad de los sujetos manifestantes. Y hemos llegado a la cuenta que una diferencia de facto no es posible, sino que se trata de un indeterminación basada en una negación: "no soy como ustedes, no soy normal".

El siguiente punto es abordar la tan mencionada tolerancia, que al borde del caos y de la violencia social, se antoja hartamente. No obstante creo, con Goethe, que si tomo al hombre como es, lo haré peor y si lo tomo como debería ser lo haré mejor, por lo que rechazo ese principio y antepongo el respeto como base para una auténtica convivencia. A continuación realizo una distinción de ambos

La mayoría toleramos, vamos en el camión con una persona con un fuerte olor y pese a nuestro desagrado, continuamos a su lado porque vamos tarde al trabajo y no hay más lugar, lo toleramos por fuerza. Otro día de trabajo somos puntuales, y tenemos que tolerar la mala cara del jefe, producto de una causa ajena a nosotros. ¿Es eso lo que se busca? Es decir, la mirada aparentemente de indiferencia del otro. Buscamos que se nos mimetize en el olvido y que vilmente no se nos tome en cuenta ni se nos reconozca, simplemente se nos tolere.

Esto no es respeto. Respeto, para ejemplificar, es el reconocimiento del otro como diferente y la aceptación de su riqueza personal desde mi yo, constituido en identidad. El respeto, por tanto, bien que mal, requiere de dos factores: una conciencia e la identidad y una apertura hacia lo diferente como tal. Y como analizamos primeramente, estos dos factores no se encuentran presentes pues no hay una conciencia de identidad de los marchantes ni una apertura a la diferencia en sentido estricto. Por lo que, al menos son coherentes al pedir tolerancia y no respeto.

Los intentos de afirmación de una identidad, han existido pero se han quedado en eso, pues la identidad auténtica distingue de otras, no es el caso de estos intentos. Un ejemplo son los lugares de reunión donde la diferencia es accidental y no esencial: alcohol, mercancías y enajenaciónenmurallo para protegerme" y ese mismo dolor que llevo a dicha situación, provoca de nuevo discriminación y resentimiento, pues no hay reconocimiento del otro y respeto.

Después d este esbozo de ideas "más profundas" pasemos a la más evidente de todas las críticas que se puede hacer, la cuestión económica. A todas luces el fenómeno gay es un negocio que deja, y deja mucho. Basta ver los antros, cafes y bares repletos. El único incentivo es poner una bandera para atraer a los creyentes de esta nueva fe. Dichos negocios se basan, entre otros, en un mecanismo muy fácil de explicar: la represión social de la que es fruto la persona que pasa horas allí, al no poder expresar sus sentimientos libremente, y el hecho que solo sea en ese tipo de lugares donde pueda hacer a plenitud lo que quiera, nos habla de la necesidad a que pasan dichos lugares.

¿Cómo no habrían de ser los dueños y empresarios, insertos en tal trama, los principales promotores de la marcha? Tanto patrocinador solo se explica en términos de que dicha inversión es redituable. Y no hay mejor publicidad que promover lo que las comunidades y grupos afines buscan aparentemente: derechos, respeto, etc.

¿Qué lugar ocupan los eventos culturales, la información, las actividades artísticas y deportivas? Es mínimo, por la falta de interés de ambos lados: empresarios y participantes. Lo que importa es el carnaval, los carros alegóricos, el cotorreo, el ligue, la embriaguez, el desmadre, la banda y el fetiche que provoca el ser visto dentro de un colectivo en media ciudad, exhibiendo lo que en definitiva, no se es.

Es una mentira que las personas vivan como se exhiben y aunque tuvieran la oportunidad de hacerlo no llevarían una vida de ese tipo. Así, la actividad que pretende ganar derechos para la cotidianidad, muestra como fachada lo no cotidiano, muestra el lujo y el glamour, un estilo de vida superficial que solo es asequible al que participa de los rituales de los patrocinadores que se erigen en sumos sacerdotes y benefactores de la causa.

¿A quién le importa un carajo la responsabilidad con lo que se es y la lucha por afirmarse uno mismo y el reconocimiento de los demás? Lo que se quiere es más dinero, por un lado, y por otro lado: una solución rápida a la soledad y a la vida carente de sentido: una y otra vez, semana a semana, dichos lugares se llenarán con las mismas personas que buscan lo mismos.

Una lucha con los factores que arriba menciono, es una lucha larga y prolongada, implica esfuerzos, unión, sacrificios y tal vez después vengan las recompensas. pero nada queremos saber de frustraciones. Queremos una marcha mandada a hacer, donde impere la diversión y el placer. No niego el trabajo serio y desinteresado de los colectivos en todas sus acciones; pero no basta afirmar categorías tradicionales, ya no basta la falaz pretensión de mostrar lo que no se es, el mundo cambia ¿por qué no nosotros con él?

¿Por qué no enfurecernos y de una vez exigir nuestros derechos como seres humanos con un cuerpo que es todo placer, sin estigma alguno? ¿Por qué enfrascarnos con una torpe categorización y sectorización de la sexualidad y el placer?

Prefiero, afirmar con Terencio, a decir de Unamuno: "Hombre soy, a ningún hombre estimo extraño..."

c

Pus y sangre

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,






Siento que las esperanzas se escapan de mi corazón igual que los males de la caja de Pandora, pero aquí no ha quedado nada mas que el vacío, provocador del fiero tedio. La náusea y el asco hacia esta vil existencia vuelven a apoderarse de mi, tanto camino y aún sigo entre el fango de la ciénaga de lo absurdo. No escucho el soplido del caracol del sentido, todo se encuentra injerto en el mas horroroso de los silencios. Y las espinas y punzantes piedras que hieren mis pies descalzos, empapados se encuentran de sangre. Y heme aquí arrodillado sobre la inmundicia hacia la luna nueva, clamando con los ojos deshechos en lágrimas, las mejillas arañadas y con unos andrajos que llamo vestiduras. La maldición cayó sobre mi, y ¡ay! ¿Cuánto tiempo más ha de durar? ¿Obtendrá este torpe Sísifo perdón de los dioses y dejará la condena de su roca? Y los sollozos ni siquiera retumban ya en los árboles huecos, ya no se conmueve la maleza, pero el corazón sufre, si que se sufre. La larga agonía se sigue perpetuando. ¡Cruel tormento! Tu inicio ya no recuerdo. ¿Y tú final? ¡Ay! ¡Tan lejos se ve! Me arrancaría los ojos como Edipo si con esto algún númen generoso me llevara a una dulce morada. ¡Que va! Viviría mil veces el purgatorio o el infierno con todos sus círculos dantescos. Porque allí se está seguro: hay una razón por la cual se está ahí. Y aquí solo hay la duda desgarradora, la angustia que lacera a cada paso que doy con la sangre escurriendo de mis talones. ¡Quiero el calor abrazador del desierto! Y no la frialdad que cala hasta los huesos en este destino. Las llagas revientan y su líquido pulula por toda mi piel, el dolor viene en oleadas a mi cuerpo y alma. Lastimosa vida: ¿cómo he de nombrarte para que tu elíxir no me sepa a salitre? El torbellino de la amargura se vislumbra en el horizonte ¿qué refugio podrá guardarme? La mujer de Lot sabía que si volteaba atrás, a las ruinas y a la destrucción, se convertiría en estatua de sal, pero yo ¿a dónde no he de voltear para no convertirme en sal si de todo no queda roca sobre roca? ¿Qué blasfemia he vociferado a cielo abierto para encontrarme aquí?


_-_-_-_



Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, es mi herencia la oquedad del corazón. Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿quién puede entonar mas triste canción? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿a qué dios encomendaré mi corazón? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿vendrá un mesías a ser mi salvación? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, ¿de qué me ha servido mi razón? Pus y sangre se diluyen sobre mi sudor, es el ocaso y suicidio de mi corazón.








Imágenes:
http://s3.amazonaws.com/lcp/lacienagaoscura/myfiles/alonegoth.jpg
http://www.espacioblog.com/myfiles/lacienagaoscura/piel-sangre.jpg

Sueño que sueño

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:





Sueño que sueño

algo insoñable,

que tú con tu mirada

terminas con lo insoportable,

cual única hada

que con encanto poderoso,

destruye mis anocheceres

terminando con todo lo fatigoso,

abriendo nuevos amaneceres.

Y cuenta que cuenta lo incontable

de aquel niño con piel de nieve,

y de ternura inenarrable

que destierra lo más leve.

Aquellos labios rosas

que rozaron mi ser,

deslizándose cual hojas

del más sagrado hacer.



Imagen: http://www.republicajoven.org.ve/foticos/angel_caido_640px.jpg

Decadencia

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: , ,









A lo lejos suenan las campanadas que indican que son las seis de la mañana, señal inequívoca de que tu noche en vela ha terminado. Has luchado ferozmente contra la almohada para poder obtener al príncipe Hypnos de tu lado, con vehemencia buscaste los brazos de Morfeo pero todo termino en la derrota de quien sufre la tortura de sus pensamientos como un cruel demonio en algún círculo del infierno dantesco. Se ha consolidado el imperio de lo efímero en tu vida y, bien lo sabes, es poco lo que puedes hacer ya. Asesinaste lo que había de divino en ti y terminaste convirtiéndote en todo lo vano y futil que siempre odiaste de este mundo terrenal. En el intento por ahogar la locura, tu locura, terminaste anegado en copas de tinto y de brandy que terminaron por eliminar la virginidad que le ofrecías a Dyonisos; dejaste de ser una báquide para convertirte en una cualquiera. Ya el templo de Apolo está cerrado para quienes ya no tienen la claridad. Ya las columnas que sostenían la mansión de tu existencia, demolidas están; tal fue tu intención: '¡que no quede piedra sobre piedra!' gritaste en otro momento. Y he aquí, oh ironía, que tu más grande anhelo se cumplió: liberarte de todo, que para que nada te una al mundo nada habrá de atarte, y te zafaste de todas las sogas. ¡Ay de ti! Ahora te lo preguntas con la claridad del suicida cuyas venas se desangran lentamente tras los feroces tajos con los que se ha envestido: '¿Por qué sigo aquí?'. Y la luz del alba hace su aparición, pero no llega la claridad. Si es cierto que, como dicen, una vida sin reflexión no vale la pena ser vivida, ¿no será igualmente cierto que una vida sin pasión tampoco vale la pena ser vivida? Las sábanas te estorban, es el calor de la existencia el que te atosiga y ya no hay agua en este desierto que cure la sed de sentido que padeces y te causa horribles dolores. Las heridas revientas pero ya no buscas curarlas, quieres que ese charco de sangre quede allí como prueba de tu lucha fatídica y fallida, y como moribundo que se aferra a ver por última vez el sol, recuerdas algunos versos de Amado Nervo:

Amaba y me decías: «analiza»,
y murió mi pasión; luchaba fiero
contigo por coraza, triza a triza,
el filo penetrante de tu acero.

Y caigo, bien lo ves, y ya no puedo
batallar sin amor, sin fe serena
que ilumine mi ruta, y tengo miedo...
¡Acógeme, por Dios! Levanta el dedo,
vestal, ¡que no me maten en la arena!



Imagen: Francis Bacon figure study II

Poema: Amado Nervo - Yo tuve un ideal

"El cinismo de la vida del mundo que sigue girando, es el puñal con el que el suicida perforará su corazón"

B. Rimbaud

Quiero amanecer con alguien...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Desgarradura y Angel

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:







Y así es que tu ausencia genera dolores del parto de la soledad absoluta. Si mi retardo fecundó esta sensación, ¿¡no he de maldecir la impuntualidad constante!? ¡Ay tristeza! Caes, a decir de Neruda, como al pasto el rocío. Desgarradura que me asfixia, dolor sin sentido, quiero morir y eres tú, cruel Ángel-demonio, lo que me ata y me empuja al abismo a un tiempo. Bebí de ti, mar de infelicidad, para saciar mi sed de existencia y estoy aquí, podrido en estremecimientos, sudando fatigas. Y vuelven los sueños que nunca se realizan, jardines que nunca recorreremos tomados de la mano, caricias que no recorren tu piel. Y duele más lo que no sucederá que lo sucedido. ¡Tú, última esperanza de este desvalido del amor! Te deshaces como el hielo, llevándote mi última lucha en este valle de lágrimas. No la ignominia, solo la amargura de la derrota. Corazón: ¿Por qué me has derrotado si primero vitalidad influías en mi corazón? Hacia el colapso me has traído, el abismo se cierne sobre mi, y torpe y desvalido con el escudo y la estada rotos, solo queda la opción de enfrentar al ejército que llaman vida o lanzarme… Y ¡ay de mí! Tanta es la atracción a caer, tanto el vértigo. Y tú, no estás allí para detenerlo, tú lo has provocado con tus crueles encantos. ¿Por qué no has de dominar esta tierra que es tuya? ¿No es acaso el abandono y la ausencia el peor tormento? Cruel desgarradura verte humano, ya no celeste y divino, sino humano demasiado humano y poder tenerte a mi lado, y sea tu voluntad la que elija otro dueño, otra posesión. Porque los amores, mientras más imposibles, dolores más soportables generan, pero cuando se tornan tangibles en desgracia degeneran. ¡Tan inocente y torturador! ¡Señala mi pecado para espiarlo! ¡Revienta la llaga para que salga la inmundicia! ¡No me dejes la penitencia del solitario! ¡Toma mi mano y señálame el camino, tú a quien me encomiendo! Súplicas y súplicas no ablandan tu corazón, sigues el navío que ha de llevarte a aquella lejana patria, que no es la tuya. ¿No lo vez acaso? Esta es tu tierra, tómala. El extranjero poca valía posee. Pero aquí todo lo tienes, nada te falta. ¡Ay, no retrocedes! Rasgo mis vestiduras y la sangre comienza a mezclarse con las lágrimas de mis mejillas. ¡Ay, no retrocedes! Continúas con la vista fija en el horizonte. ¿Qué puedo hacer amor y dolor mío? No basta la sangre, motor de vida para detenerte en tu resignada partida. Las olas te llevan, y caigo de rodillas derrotado. ¿Podrá este último y lastimero alarido detenerte? Resuena temible en la distancia. No volteas, no te mueves. Ni el amor ni la lástima han logrado nada. Caigo pesado en el suelo con la oscuridad rodeándome. Todo en silencio, solo el silencio de tu partida.



Imagen:http://3.bp.blogspot.com/_CTtU5PGDLh8/Rste_UUQl9I/AAAAAAAAAAU/FvIe5ftRzKQ/S660/deathangel.jpg

Jeanette - Frente a Frente

Author: B. Rimbaud /

Tarde...Muy tarde...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,

Cuando escribir se vuelve una necesidad de vida o muerte...


Tarde, a destiempo, a contratiempo, impuntual, tantos sinónimos para describir más que una patología, una manera de ser. No llegar en el momento adecuado tiene sus contras: la vida no espera, el mundo no se parará por más que suplique con lágrimas y rasgando mis vestiduras, todo continuará girando. Pero ya no llegó a tiempo, ya me tocan despojos: pedazos de hombres, situaciones incompletas. Y ante la infamia de ello, siempre la resignación. Que no se entiende, es porque no lo entiendo yo. Hace mucho tiempo, me preparé para una viaje largo y salí cargado de ilusiones esperando llegar en los momentos adecuados a los lugares adecuados, ahora tras el cruel desengaño de la vida me doy cuenta de que no estoy hecho para ello. De mi equipaje de ilusiones y mis reservas de esperanza no queda nada. De aquel viajero de mirada soberbia y fastuosos ropajes, solo queda la mirada desgarrada y los andrajos propios de un pordiosero. Ya no transito con la frente en alto, mi cabeza permanece agachada, esperando así causar más lástima y lograr más fruto en mi mendicidad. Y aunque aquel viejo orgullo de vez en cuando renace para decirme que debo de luchar por lo que quiero, la vida se encarga se sofocar el incendio haciéndome ver que llego tarde, que mi lugar ya fue ocupado hace mucho; y solo hay dos opciones conformarme o con la iniquidad o convertirme en un indolente, y entre esas dos oscilo. ¿Qué delito he cometido? ¿A caso la realidad no tolera a todo aquel que es capaz de visualizar otra existencia que se la contraponga? ¿Blasfemé acaso y no me di cuenta? La sentencia fue dictada hace mucho, no hay Erinias que me persigan, no hay tragedia ni una locura que me consuma, solo delirio, tan solo la asquerosa cotidianidad que me atraganta con su fétido vómito...

Donde habita el olvido...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: , ,








El día que llegó
tenía ojeras malvas
y barro en el tacón,
desnudos, pero extraños,
nos vio, roto el engaño
de la noche, la cruda luz del alba.
Era la hora de huir
y se fue, sin decir:
“llámame un día”.



La situación no podría ser más inadecuada: verse con un casi desconocido en vistas de compartir el lecho. José se preguntaba si haría bien, pero los sentimientos que lo obligaban a ir en búsqueda de esa otra parte que lo completaba terminaron por arrasar con el raciocinio y su torpe freno. Tras llegar al lugar del encuentro, se sentó en una banca a esperar, transcurrieron pocos minutos pero para él fueron horas, encendió un cigarro que fue muriendo poco a poco, mientras José hacía un recuento de lo que había llevado a dicha situación. Pensaba en los momentos de soledad desgarradora que lo atormentaban con una constancia inconstante: siempre brotaban no en un determinado lapso, pero brotaban. Había leído bastante sobre su situación, sabía que era ridículo esa insistencia por completarse con alguien más, que le parecía más acertado Deleuze al hablar de la inmanencia de los deseos como un desborde del ser, más que como una carencia, ¿pero podían más los argumentos que la necesidad imperiosa de sentir la piel del otro y engañarse pensando que estaba para él? La respuesta era cínica: estaba esperando a otro. El humo salía de su boca y en el último instante de agonía de aquel tabaco, el esperado apareció.


La pupila archivó
un semáforo rojo,
una mochila, un peugeot
y aquellos ojos
miopes
y la sangre al galope
por mis venas
y una nube de arena
dentro del corazón
y esta racha de amor
sin apetito.
Los besos que perdí,
por no saber decir:
“te necesito”.


José lo escaneó rápidamente. En definitiva era mejor que en la foto pero ¿pensaría igual el otro que él?

- Hola José, disculpa la tardanza.

- No te preocupes Oliver, ¿nos vamos?

- Claro.


Tras caminar juntos y platicar muy superficialmente los últimos eventos de su vida, pararon a comprar una botella de vodka con algunas botanas. Para después finalizar el recorrido que los llevaría al departamento de José

- Pasa.

- Gracias.


Ya sentados comenzaron a fluir las copas entre una música que incitaba a una buena charla. José se sentía un tanto nervioso, las señales de Oliver no le parecían muy claras, y es que él no pudo disimular desde el primer instante lo mucho que le gustó aquél, pero Oliver no daba señal alguna. Tras un buen rato y con la botella de vodka disminuida, Oliver preguntó:

- Bueno, y a parte de esto, ¿qué otros planes tenías?

- Ehm, pues lo que se diera no sabía como ibas a reaccionar.

La respuesta de José fue burda, tanto que se preguntaba si Oliver había captado todo el nerviosismo. Es más, no le quedaba claro si había tartamudeado.


No obstante, con todo el temor que llevaba dentro, fue José quien tomó la iniciativa. Tras servir las siguientes copas se acercó más a Oliver y le tomó la mano mientras intentaba aparentar normalidad con la plática. Para Oliver eso era ridículo, por lo que sin más le plantó un beso a aquél.


José cerró los ojos, y sintió la gruesa pero fina textura de los labios de Oliver. Y sentía que con cada choque y recorrido de las lenguas de ambos, asesinaba a su verdugo, a quien nombraba como Soledad. Las caricias de las manos no se hicieron esperar y comenzaron las primeras incursiones sobre los cuerpos de ambos. Cuando los cinturones ya no sostenían los pantalones de ambos, fue que José creyó conveniente continuar aquella historia que comenzaba, en su cuarto.


Con la desnudez de los cuerpos y el grito sórdido de la noche, fue que José se entregó a Oliver; sientiendo que entregaba a la nada ese profundo vacío que sentía y que ahora se encontraba repleto de Oliver. Con una sonrisa tras haber concluido los forcejeos, se recostó sobre el pecho de Oliver, y solo se quedó oservándolo.


La habitación, antes caliente, ahora se sentía fría. Oliver lo alejó de su lado, José lo miró a los ojos y encontró la dolorosa verdad que el cuerpo, ahora hostil, de Oliver le había regalado. El resto de la noche, José no durmió solo miraba a Oliver, pero como si viera un paisaje en la lejanía: una montaña que se erigía distante e inaccesible. El aire entraba por la ventana y congelaba el corazón de José, tras ver muerta su más nueva fantasía.



Cuando se despertó,
no recordaba nada
de la noche anterior,
“demasiadas cervezas”,
dijo, al ver mi cabeza,
al lado de la suya, en la almohada…
y la besé otra vez,
pero ya no era ayer,
sino mañana.
Y un insolente sol,
como un ladrón, entró
por la ventana.


En la mañana, Oliver se despidió de prisa, dijo a José que tenía que trabajar. Para José no había más incertidumbre, el dolor lo inundaba de nuevo.


Desde el balcón, la vi
perderse, en el trajín
de la Gran Vía.
Y la vida siguió,
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.




Imágenes:

http://www.vagamundos.net/2008/albums/Creatividad/Donde_habita_el_olvido_001.sized.jpg

http://lostinmongi.blogia.com/upload/20060225020042-olvido.jpg

Canción: Joaquín Sabina - Donde habita el olvido

El centro de Guadalajara

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Advertencia: Este post contiene palabras obscenas y groseras, no tiene contenido filosófico, político (serio), ni literario, es más ni tripas de las buenas solo la opinión de una persona más que vive en la zona metropolitana de Guadalajara.




Escribo porque estoy harto. La verdad estoy hasta la madre del pinche gobierno panista a nivel municipal, estatal y nacional. Pero la gota que derramó el vaso. No voy a hablar de los casos de violación de los derechos humanos, en el estado, no voy a hablar de los generosos donativos de nuestro gobernador, no voy a hablar de nuestro estimado cardenal y sus vínculos con los poderosos, no voy a hablar del intento de placazo, de la concesión del macrobus a los mismos que frenaron la ciudad hace unos días, no voy a hablar de la construcción de la villa olímpica en un lugar ilógico, no voy a hablar del intento de penalizar el aborto, no voy a hablar del intento de cerrar espacios homosexuales, no voy a hablar de la mentada de madre que nos regaló nuestro gobernador hace unos meses, no voy a hablar de la presa del zapotillo, no voy a hablar de la candidatura de nuestro querido exrector a diputado federal, no voy a hablar de las próximas elecciones; a estas alturas dirán: ¿Pues de qué chingaos va hablar entonces este wey?

Hablaré de lo que me tiene tan molesto: Las pinches obras del centro. ¿Es qué acaso ya ni siquiera puedo ir a trabajar o pasear por allí agusto? Si son necesarias o no, yo no lo sé pero solo denotan la falta clara de planificación y lo que es más la completa estúpidez y mediocridad de nuestras autoridades al no preveer las consecuencias inmediatas que traen sus cierres de calles a lo pendejo (literal).

El caos vial al no haber rutas alternas (también más de sus pinches obras, la inseguridad que provocan a los transeuntes de lo cual tengo varios casos documentados (yo soy uno de ellos, el daño a los negocios que son inaccesibles por falta de estrategias que liberen calles o banquetas para poder tener clientes y muchas más.

¿Es qué acaso no se les puede pedir ni siquiera el mínimo de planeación? Sí, es año electoral, no soy tan ingenuo. ¡¿Pero a mí que chingaos me importa?! Eso no los exculpa de nada, además no pienso votar por ninguno voy y rayaré mi boleta, ni siquiera soy capaz de escoger al "menos pior", todos mediocres, todos corruptos, todos imbéciles, todos idiotas.

No se necesita ser ing, arq, o algo así para planificar esas obras solo un poco de sentido común o sentido social, por mi parte ya no tengo nada que decir solo le mando a mis queridas autoridades las siguientes palabras (total si el gobernador lo hace porque yo no):

CHINGUEN A SU MADRE

Tierra de Luz

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Delirio y Cataclismo

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,







Fue la visión de este delirio
todo un desastre de locura
como si el mundo se estrellara
un cataclismo para los dos

Javier Solís



Como si ya estuviera entre tus brazos tras esa larga búsqueda que llaman vida, con el choque de besos que conmueve o desfigura los horizontes de la realidad. Las pupilas, que ya no están lejos reflejando otros rostros, fijas ahora en mí, hiriendo mi cuerpo como látigo de dulce verdugo. Desaparece el anhelo de la siembra de tus manos en mi cuerpo, tras la profanación de mis pezones ahora húmedos. La fuga de huecos, que perecen uno a uno al ser llenados por ti, que me llevan a una violenta tempestad de convulsiones que fragmentan mi pretendida unidad, arrojando torrentes de completud que desbordan las líneas limítrofes de mi ser. La voz, antes escuchada a la lejanía, ahora jadeando suspiros que rozan y acarician mi alma...



Imagen: http://www.elobservatodo.cl/tmp_images/95/noticia_4734_normal.jpg

Mensaje para la generación "Dr. Jorge Manzano 2008B"

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Dicen los antiguos, que cuando la filosofía se encontraba aun en pañales, tras haber sido parida por el mito, y dando sus primeros pasos, torpe cayó en un agujero por encontrarse tan ensimismada, y una criada carcajadas soltó. Agrega uno de nuestros colegas: es que la criada no se daba cuenta de que ella ya se encontraba en dicho agujero.

La profesión del filósofo no ha sido bien digerida desde largo tiempo atrás, recordemos como Sócrates fue juzgado por corromper a los jóvenes y enseñar dioses diferentes de la ciudad; su castigo: ingerir la cicuta para morir. La filosofía nació siendo una manera de pensar que se contraponía al modo común del pensamiento, a una serie de instituciones establecidas con normas rígidas cuidadas por feroces cancerberos puestos allí por alguna razón oscura.

¿Qué mostraba la filosofía? Primero: que se puede pensar de manera diferente, segundo que las cosas se podían hacer de manera diferente. Esas alternativas fueron ferozmente criticadas criticadas basta recordar: los “cerdos de la piara de Epicuro”, los cínicos (es decir: los perros), Sócrates y Querofonte como sodomitas en “las Nubes” de Aristófanes.

¿Por qué los feroces sarcasmos ante la diferencia? El delito en que incurrieron nuestros predecesores y que tal vez nosotros, los que nos graduamos hoy, es salirse más o menos del parámetro de lo establecido por las situaciones imperantes descubriendo un mundo de posibilidades solo accesible al que frena la inercia de lo cotidiano y es capaz de sentir y pensarse a sí mismo por algunos instantes.

Y, si como se dice, el tiempo es oro: ¿no es el filósofo el mayor derrochador por no aprovecharlo e invertirlo en algo “redituable”? Así parece, más aún: el filósofo pareciera dejar este mundo para mudarse a uno más cómodo, el que él mismo diseño ya fuera teniendo como base su materia gris o su cometa de humo.

Ser filósofo, en este contexto, es no vivir en la realidad. Nada más contrario de la circunstancia de este peculiar individuo pues como dijo Volpi hace poco tiempo en esta ciudad: la filosofía se encuentra hasta el tope, hasta el cuello de realidad histórica. Agrego yo: aunque ella misma no se de cuenta siempre.

Compañeros, nuestra profesión, como bien lo sabemos, tiene una posibilidad creativa y transformadora inmensa, pero eso depende de que tanto estamos comprometidos con nosotros mismos y nuestro entorno. La elección es, ante todo, entre la vía contemplativa y la vía crítica, tal y como lo dijo Marx en su XI tesis sobre Feuerbach: “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”.

Por otro lado, los cambios son los que operamos a nivel personal también: filosofía es dejar la carga moral, los códigos y normas del camello hacia el yo quiero del león y el santo decir sí del niño nietzscheano; filosófico es el paso de la posibilidad a la realidad del compromiso ético kierkegaardiano; entre otros muchos ejemplos.

¿Qué hemos aprendido en estos años en nuestra Universidad? Cada uno tendrá una respuesta sin duda, pero no podemos negar nuestro crecimiento personal que se reflejará en el profesional. Tuvimos muchos compañeros, profesores que nos dormían, otros que nos maravillaban, otros simplemente nos eran indiferentes, asistimos a clases, participamos de distintos coloquios, congresos y conferencias; aprendimos el abc de la filosofía descubrimos que realmente pasarían muchos antes de poder saber que es ésta.

Cambiamos, en definitiva. De suerte que cuando nos sumerjamos en el río heracliteano que es la vida, ya no seremos los mismos y la vida no será la misma. No hay reglas ni normas fijas para la Filosofía. La profundidad con la que queramos sumergirnos en ella depende de nosotros. Porque la filosofía puede ser tanto una herramienta, como un modo de vida. Pero si después del acercamiento a esa sabiduría que se busca a sí misma quedamos indiferentes, en definitiva no hemos conocido a esa bella dama (o bello caballero, dependiendo del gusto).

Hoy concluimos una muy importante etapa de nuestra vida: finalizamos nuestra Licenciatura en Filosofía, detalles más, detalles menos. Sabemos bien, que a diferencia de cualquier otra profesión, esto no nos hace directamente filósofos. Si pasamos más de 4 años en este aulas y no lo somos. ¿Qué nos haría serlo? ¿Una maestría? ¿Un doctorado? En definitiva, la respuesta es negativa.

Bien lo sabemos compañeros, ningún título académico nos garantiza estatus. ¿Pretendo definirlo? Tampoco. La filosofía, conscientes somos de ello, más que dar respuestas: formula preguntas. Y al preguntarme a mí, a este que tienen enfrente, no me topé con la diosa que llevó a Parménides a la vía de la verdad, me tope conmigo mismo y algunos bosquejos para queda uno arme sus respuestas o preguntas.

¿No nos demuestra a caso la historia de nuestra disciplina el compromiso de los filósofos con sus proyectos, en última instancia consigo mismos? ¿No es otra nota el interrogar hasta desnudar el cuerpo varonil para llegar al alma femenina de la realidad? ¿Y no será también la crítica que propone otras posibilidades, personales-sociales otra nota?

Ahora, ¿aprendimos solo a leer y redactar textos? ¿o fuimos capaces de degustar en la copa de nuestros autores favoritos el suave vino del compromiso, la profundidad y la crítica de esta actividad tan mal-querida y mal-pagada por nuestra sociedad?

Solo lo diremos nosotros en el tiempo. No sé si la filosofía es esto o si la filosofía es aquello. Solo sé que después de la filosofía, ustedes y yo, ya no somos los mismos...

Portishead - Only you

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Aire de montaña

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:









Cuando se adelgazan las cuerdas de la existencia, en ese momento en que Sísifo baja tras haber subido su roca, justo allí es cuando creo que puedo ser yo, que puedo aferrarme por construir nuevos ideales. Pero me siento débil, fatigado por el cruel ejercicio de cargar con el feroz peñasco. Y es que el ejercicio de autoafirmarse en todo momento y de romper el vínculo con la cotidianidad y su inercia no es ejercicio fácil. Por más de que ahora gozo de respirar este aire fresco, durante la bajada, sé que llegando al valle he de cargar otra vez esa roca, será mi roca esta vez. Me embarco en otra aventura, en otra lucha con un futuro incierto...

Más vacios...

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:







“La noche es una puta divertida pero cobra facturas”

Ricardo Arjona


Cuando escribir se vuelve una cuestión de vida o muerte


Cierro los ojos porque solo allí de puedo ver: en mis sueños abrazándome. La crueldad de la realidad ha flagelado demasiado mi ser, al borde de casi agotar mi ansia vital. Quiero dormir, necesito descansar, pero si no es en tus brazos será otra noche en vela, el insomnio me consume: demasiados pensamientos y un solo sentimiento: la desolación. Sacrificios y libaciones para Dyonisos no fueron suficientes, la sangre que brotó de mis venas no fue de su agrado. Ya la destrucción se congela sin su dinamismo, pues la oquedad se ha hecho demasiado presente, tan groseramente presente como para no poder seguirla negando. Que venga ese sueño, que se repita, también el nihilista necesita de caricias. Montón de cadenas me oprimen, son pesadas, quiero liberarme... ¿Pero no es más pesada la 'realidad'? ¿No es más aplastante la cotidianidad? Ven... no demores más, ya de la ciudad se levanta el humo y el fuego. ¿Llegarás antes de que solo queden cenizas? ¿Llegarás a las ruinas después de la hecatombe? ¿Llegarás?


Hace frío, la soledad me cala hasta los huesos, mi retiro y mi claustro me han helado las venas...


Imagen: http://www.lacoctelera.com/myfiles/lareflexiva/noche.jpg

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores