Asqueroso como tu existencia

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Asqueroso como tu existencia, destilas fétidos aromas como estúpidos pensamientos. Dime, ¡OH, emulo al estagirita en clasificaciones!, si aún te consideras humano. ¿No sería más digno encerrarte en la coherencia que tanto pregonas y que muchos en verdad creyeron ver en ti? Abre tus manos, toma aquí esta tu razón. No, no te preocupes nadie te la va a ganar, puedes seguir pretendiendo manejar todas las variables y autocastrarte. Tanta inteligencia pretendes desplegar, tantos enigmas desentrañar y no eres capaz, miope de intelecto y de sentimientos, ni de distinguir un objeto de un sujeto. Todo es objeto para ti, tus manos torpes quieren mover todo, pero terminas por arruinarlo y destruirlo. Pocos son los que se enfrentan a tu infantil fijación, los que se afirman y escapan de tu asqueroso líquido simbiótico. ¿Quieres objetos? Los puedes encontrar fácilmente, manipúlalos cuando los encuentren. Ya te veré declamando aquella bella metáfora del artesano: “entre sus manos, la arcilla toma forma”, que yo igualaría a la del buen pastor, guía de la masa. Pero eso encubre solamente tu falta de tolerancia a la diferencia, a ver al otro como lo que es, como sujeto, no como objeto. Y como ando muy bíblico, finalizo esta descripción de tu asquerosa existencia con algunas líneas del Apocalipsis: “…y como no eres ni frío ni caliente, sino tibio, te vomito de mi boca”.

0 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores