Nos sobran los motivos

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Este jueves y viernes y el miércoles que vendrá....

Tardes Nubladas

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

¡Que tardes nubladas aquellas! Cuando esperaba, con el ansia que el café infunde, unos cigarrillos a medio morir y un libro de Baudelaire, que llegaras en este clima que nos invita a una fiesta de nosotros, hundiendo lo otro, bajo el diluvio que se avecina. Festín de caricias que condimentaremos con ternura y cariño. El aire, con cierto dejo de frialdad, nos lastimará pero con el roce de nuestros cuerpos, curaremos nuestras heridas. ¡No demores más! Que el viento comienza a hacer titiritar mi alma. Las nubes físicas parecen hacer brotar hermanas suyas en mi interior y el flagelo me llama a gritos. El café y los cigarrillos agonizan, el humo se difumina… La tormenta, tanto interior como exterior, está por comenzar. No hay paraguas que me salvé: me empaparé. Los relámpagos interiores irrumpen, pero son superados por un ruido aún mayor: el timbre, avatar de tu llegada…

Enten eller

Author: B. Rimbaud / Etiquetas: ,








“Enten eller”, nos dice Kierkegaard esto es: “O lo uno, o lo otro”, elige aunque elijas lo que elijas te arrepentirás y te lamentarás. Lo suscribo: quiero compromiso, quiero comprometerme con lo que soy pero, diantres, es demasiado difícil. Me lamento al quedarme solo, al tener que entrar cada vez en toda esa espesa neblina que he soplado sobre mi pasado para hacerlo más soportable. Me arrepiento, a veces, de abandonar tantas cosas que he dejado de lado. Dudo, siempre, si he tomado el rumbo adecuado: MI rumbo. O lo uno o lo otro, dudo: ¿qué debo de elegir? ¿Cuál elección es más soportable? ¿Qué criterio debo ocupar para elegir lo adecuado? La grandeza del hombre (o si no, por lo menos su peculiaridad, a decir de Heidegger) es ser posibilidad, pero me he hartado de esa posibilidad. Me arrepiento de elegir no elegir, me lamento de no haber decidido en su momento. ¿Por qué a la pregunta “o lo uno o lo otro” no puedo afirmar sin más “o lo uno o lo otro: da igual, venga lo que sea”? Bien lo sé, hay que elegir…Se busca principio esclarecedor, camino que lleve hacia el compromiso, antídoto contra la angustia...

A una sonrisa

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:









Y con una sonrisa que resuena como trompetas frente a las murallas de mi tedio, que caen derrumbadas al unísono con aquella prodigiosa seña. ¿Cómo puede una mueca conjuntar lo finito con lo infinito? Con ese hueco en tu rostro: ¿muestras el interior de tu alma? No importa si es realidad o no, yo lo pensaré así: es tu sonrisa, reflejo sin duda ya, de tu belleza. Tanta jovialidad en ese rostro que se arruga por las fuerzas centrípetas de esos labios alegres. Si las miradas producen luz, si la voz se torna en música, ¿qué pasa con las sonrisas? ¿No son imagen y sonido? y por ende: ¿luz y música en un mismo tiempo? ¡Ah! Terrible desgracia pende, como espada de Damocles, sobre aquel que borre tu sonrisa. ¡Maldigo y lanzo a las Furias a quien se atreva a dañar al más estético monumento humano! ¡Que tu sonrisa permanezca! Que no abdique ni por un beso, ni por una lágrima...

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores