Fuego

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Las ansias de destrucción inundan mi ser y nublan mi, ya de por sí, oscura existencia. Que caiga un relámpago y empiece el incendio en mi topos uranos.

Que la duda corro a las ideas, que se han impuesto en nichos, émulos a ídolos, que he formado.

Vengan los soldados del realismo y con fieras hachas destruyan todo lo que hay de bello en este mundo glorioso, que arranquen de raíz toda ilusión que daba sentido a mi vida.

Degollen, ¡oh soldados fieros!, al rey gobernante de dicho mundo, pasen a espada todo habitante que se topen en su camino.

Destruyan todo, que no quede piedra sobre piedra. Blasfemen y escupan a los despojos.

Que el caos se convierta en la nueva esencia. Que todo sea vulgar, efímero y torvo realismo, no hay más que las cosas que se presentan.

Abran paso al nuevo rey, denle la bienvenida y únjanlo con los aceites de lo efímero, corónenlo con la absurdidad y canten el himno de la levedad…¡Una nueva época ha comenzado!

3 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Anónimo dijo...

jajaja, qué buena forma de decir basta de hipocresías y a sentir y a revelar y expresar lo que siento...

Ya lo dijo el buen Rousseau: "Siento, luego existo"

Un saludo

Anónimo dijo...

jajaja, qué buena forma de decir basta de hipocresías y a sentir y a revelar y expresar lo que siento...

Ya lo dijo el buen Rousseau: "Siento, luego existo"

Un saludo

Bernardo dijo...

Gracias por el comentario!!! Pon tu nombre para la próxima, por cierto esa frase de Rousseau no la conocía, solo sabía que Unamuno decía eso, pero ahora tendrás que darme bien la cita eh!

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores