Pureza uránica

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:




Los poetas mienten, dice Platón; habría que expusarlos, continúa...
¿Debo exiliarlos, con sus dyonisiacas voces, de mi mente?
¿No es acaso la realidad una mentira también?











Ante tus ojos y los míos no hay espacio que nos separe ni distancia que nos lacere. Y es que el ansia que precede a la espera nos inunda y hace temblar nuestros labios y vibrar nuestros cuerpos. El corazón de cada cual se dirige hacía el del otro queriendo sentir los latidos diferentes. Más la realidad, terrible parca, nos separa con un cruel abismo y tortuosa lejanía sin importar nuestro puro deseo. Y no hay vehemencia que sirva como espada para enfrentar al destino, ni escudo que nos proteja de sus feroces saetas. Si los dioses nunca pudieron vencer a la Moira, ¿qué nos espera a nosotros pobres y débiles mortales que nos hacemos acompañar sólo de nuestro deseo?: yo de amarte, tú de amarme. Dulce inocencia que se ve contestada con el feroz veneno de la existencia.





Imagen: http://i296.photobucket.com/albums/mm188/Yeye_90/Fantasia%20Wall/Pecados/EncadenadoPorPecados.jpg

0 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores