A una sonrisa

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:









Y con una sonrisa que resuena como trompetas frente a las murallas de mi tedio, que caen derrumbadas al unísono con aquella prodigiosa seña. ¿Cómo puede una mueca conjuntar lo finito con lo infinito? Con ese hueco en tu rostro: ¿muestras el interior de tu alma? No importa si es realidad o no, yo lo pensaré así: es tu sonrisa, reflejo sin duda ya, de tu belleza. Tanta jovialidad en ese rostro que se arruga por las fuerzas centrípetas de esos labios alegres. Si las miradas producen luz, si la voz se torna en música, ¿qué pasa con las sonrisas? ¿No son imagen y sonido? y por ende: ¿luz y música en un mismo tiempo? ¡Ah! Terrible desgracia pende, como espada de Damocles, sobre aquel que borre tu sonrisa. ¡Maldigo y lanzo a las Furias a quien se atreva a dañar al más estético monumento humano! ¡Que tu sonrisa permanezca! Que no abdique ni por un beso, ni por una lágrima...

3 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Erranteazul dijo...

Que tu sonrisa permanezca...

Dídac dijo...

:)

las muecas arqueen el cirulo perfecto dela armonia, una sonrisa lo dice todo.

Saludos!! :D

Carlos Delgadillo dijo...

Pero hay también sonríe el mal...

Y no maldigas al tiempo, siempre sonriente, la espada de Damocles sonríe también.

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores