La luna de tu cuerpo

Author: B. Rimbaud / Etiquetas:

Noche oscura, con destellos tristes y pálidos de estrellas, falta luz para este extraviado del mundo. La luna se ha ido, no puede reflejarse más en tu blanca piel; a su vez, tus ojos no irradian la luz de aquella esfera. Corrientes de aire gélido hacen girones mi piel. Mi cuerpo, marchito y desnudo, ya no es protegido por tu abrazo y los labios purpúreos, tiemblan pronunciando tu nombre. Las mieles de tu recuerdo solo, perturban mi sentir, el anhelo está allí: informe, pero tan concreto como cualquier extensión. ¿Dónde estás? ¿Qué camino, en estas tinieblas, he de tomar para llegar a ti?

1 Interpretaciones, fantasías, idealizaciones:

Erranteazul dijo...

Su intensidad puede sólo compararse al l´minico brillo de la luna amarfilada de octubre.

Dónde estás???

Hermoso!

Se produjo un error en este gadget.

Twitter

Seguidores